Los dos buenos hermanos

Hace mucho tiempo, vivían dos hermanos en una pequeña aldea. Eran pobres, pero realmente eran buenos hermanos. Ambos siempre se ayudaban mutuamente en las labores del campo. Un día de otoño, se sentaron en la cresta entre los campos de arroz y observaron el campo dorado de arroz.

“¡Oh hermano! Gracias a su diligencia, vamos a tener una buena cosecha de arroz este año.”
“!Oh no! ¿De qué está hablando? Aunque usted es un poco lento, presta mucha atención a los detalles. Esa es la razón por la que tendremos una buena cosecha.”

Los dos hermanos cosechaban el arroz con diligencia mientras entonaban canciones. Apilaron las gavillas de arroz en el campo de arroz y tuvieron la misma cantidad de cosecha.

Esa noche el hermanos menor pensó: “Mi hermanos mayor tiene una familia más grande que yo. Tengo que darle más arroz.”

Esa noche el hermano mayor también pensó: “Mi hermano menor acaba de casarse. Estoy seguro de que necesita muchas cosas. Tengo que darle más arroz.”

Más tarde, esa misma noche, el hermano mayor llevó una gavilla de arroz al campo de su hermanos menor. El hermano menor también llevó una gavilla de arroz al campo de su hermano. Amaneció. Los dos hermanos salieron al campo y quedaron confundidos. Definitivamente habían llevado una gavilla de arroz al campo del otro hermano, pero la cantidad de sus gavillas era exactamente la misma del día anterior.

Esa noche ambos llevaron nuevamente una gavilla de arroz. La siguiente mañana, la cantidad de sus gavillas de arroz era nuevamente la misma. Esa noche, los dos hermanos subieron al campo y de nuevo llevaron una gavilla de arroz al otro campo. Entonces, repentinamente el hermano mayor escuchó que alguien caminaba hacia él, igual que el hermano menor.

“¿Quién?… ¿Quién es?”
“¿Quién?… ¿Quién es usted?”

La nube que cubría la luz de luna se hizo a un lado y alumbró sus rostros.

“¿Hermano?”
“¡Hermano!”

Vieron una gavilla de arroz en el hombro del otro y comprendieron por qué la cantidad de sus gavillas de arroz seguía siendo la misma. Ambos se abrazaron sin decir nada.

Cuento tradicional coreano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s