Sobre la cruz de Motupe y otras idolatrías.

Si bien casi siempre trato de incluir en mis post’s enseñanzas de la Biblia, ya sea de manera directa o indirecta, sin embargo, hace un tiempo no escribo específicamente acerca de la Biblia. Pero recientes hechos me han hecho recapacitar sobre un tema muy importante para el que cree en la Biblia. He podido leer y trato de comprender los hechos acerca de la cruz de Motupe, pero sigo sin entender algo que a mi simple vista es una imagen pagana y una clara demostración de idolatría.

En un anterior post preparé un ensayo sobre el Primer Mandamiento de Dios (Ex. 20:3) y ya era hora de escribir acerca del Segundo Mandamiento. Los recientes hechos de la cruz aludida me animan tratar de mostrar una verdad. Cómo nosotros sabemos, idolatría significa: Adoración que se le dá a los ídolos (RAE). En ninguna parte de la Biblia podremos encontrar algo que nos obligue a nosotros a guardar adoración, veneración o cómo queramos llamarle a imagen, escultura, estatua, etc. Veamos primero el Segundo Mandamiento:

Éxodo 20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 
20:5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 
20:6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Cómo podemos ver, entre los Mandamientos que Dios Jehová le entregó a Moisés en el Monte Sinaí, el que haga imagen o cosa semejante y se inclinare ante ellas está aborreciendo a Dios mismo. No es necesario demasiado análisis para comprender la voluntad de Dios Padre. Veamos otro ejemplo escrito en la Biblia:

Levítico 26:1 No haréis para vosotros ídolos, ni escultura, ni os levantaréis estatua, ni pondréis en vuestra tierra piedra pintada para inclinaros a ella; porque yo soy Jehová vuestro Dios.

Nuevamente Dios Padre nos exhorta acerca de los ídolos. Y es que para Dios este era un tema delicado, por eso lo enfatizó en varios versículos adicionales:

Jeremías 10:2 Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. 
10:3 Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. 
10:4 Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. 
10:5 Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder. 
10:6 No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. 
10:7 ¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque a ti es debido el temor; porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti. 
10:8 Todos se infatuarán y entontecerán. Enseñanza de vanidades es el leño. 
10:9 Traerán plata batida de Tarsis y oro de Ufaz, obra del artífice, y de manos del fundidor; los vestirán de azul y de púrpura, obra de peritos es todo. 
10:10 Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación.

Y en la versión de la Biblia Dios Habla Hoy dice: Una cruz, que se parece a un espantapájaros, es un ídolo. El profeta Jeremías ya nos anunciaba acerca de las costumbres paganas de otras naciones que llegarían a imponer sus tradiciones de hombres como el Imperio de Babilonia, Meda-Persa, Griega y Romana. Cada una de ellas fueron introduciendo sus costumbres y tradiciones, apartando a los verdaderos hijos de Dios de su camino.

En realidad no es un símbolo cristiano ni mucho menos, la cruz data de muchos miles de años antes de Jesucristo y podemos ver ejemplos de su uso y práctica en el antiguo egipto.

La cruz egipcia llamada tambien “Cruz Ansada” o “Ankh” es sin duda el amulteo más antiguo y poderoso de la cultura del Antiguo Egipto,considerado genéricamente un simbolo de vida. Cuenta la vieja tradición egipcia que los dioses otorgaron este amuleto a los seres humanos para que pudieran ser felices y disfrutaran de salud en la tierra, y tambien, al finalizar su vida terrenal, siguieran su existencia en el más allá durante la eternidad.

Dios Padre, conociendo que estás cosas sucederían nos alertaron para no seguir esos caminos o tradiciones. Veamos un versículo de advertencia más:

Deuteronomio 27:15 Maldito el hombre que hiciere escultura o imagen de fundición,abominación a Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.

Son muchas las pruebas mostradas que nos obligan a cuestionar si seguir una cruz, imagen o cualquier otro ídolo nos podrá salvar. Dios Padre hizo todas estas advertencias porque quería mostrarnos algo, quería que su pueblo no caiga en un aberración o maldición. Veamos otro versículo más del Profeta Jeremías:

Jeremías 2:27 que dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado. Porque me volvieron la cerviz, y no el rostro; y en el tiempo de su calamidad dicen: Levántate, y líbranos.

En los tiempos antiguos, las cruces eran hechas de madera que finalmente se terminaban convirtiendo en leño. Las cruces no eran más instrumentos de asesinato, de muerte. Solo morían en la cruz los peores criminales de esa época, por lo tanto no deben merecer ningún tipo de consideración del creyente. El profeta Jeremías nos advierte que esas cruces no pueden ser nuestro Padre, ni las piedras nos pueden engendrar, así como María tampoco nos puede dar la vida ni la salvación, pero este será otro tema posterior.

Creo que ya hemos podido comprender que la cruz es un ídolo, entonces, ¿una iglesia que venere la cruz puede ser salva y darnos la salvación? Veamos ahora algunas profecías de la Biblia acerca de la veneración de la cruz a través de la historia de los israelitas:

Números 21:4 Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. 
21:5 Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. 
21:6 Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. 
21:7 Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. 
21:8 Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. 
21:9 Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.

En la época del Éxodo, los israelitas fueron muertos por haber hablado contra Dios quien les envió serpientes. De esta manera, los israelitas se arrepintieron y Dios les envió un método de salvación a través de una serpiente de bronce, pero no comprendieron que ellos podían vivir por la palabra de Dios y no por la serpiente misma. Sin embargo, el pueblo necio comenzó a adorarla.

2da. de Reyes 18:3 Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre. 
18:4 El (El Rey Ezequías) quitó los lugares altos, y quebró las imágenes, y cortó los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces le quemaban incienso los hijos de Israel; y la llamó Nehustán.

Los israelitas siguieron adorando la serpiente de Bronce muchos años después de haber salido del desierto, por eso el Rey Ezequías la destruyo, para que su pueblo no siga cometiendo idolatría. Sin embargo, esta era un profecía acerca de lo que Señor Jesucristo debía pasar:

Juan 3:14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

Nuestro Señor Jesucristo nos confirmó que así como la serpiente de bronce fue levantada, asimismo él debería ser levantado en la cruz y muerto en ella para salvación de los que se arrepientan. De esta manera cumplió con la profecía de la serpiente del desierto. Como los antiguos israelitas adoraron la visible serpiente de bronce, despreciando la palabra de Dios, así también ahora, muchos adoran la cruz, despreciando sus mandamientos.

No adoremos ídolos que no tienen poder para hacer el mal o bien, sigamos los mandamientos de Dios que a vida eterna nos dirigen a través de la Pascua del nuevo pacto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s