Silencios prolongados

Tengo unas llamadas pendientes, unos mensajes que nunca llegarán. Tengo muchas palabras en espera y turnos que no volverán. Quizás en otro momento, quizás en otra vida. Solo se que no es oportuno, solo se que no es prudente.

No debí esperar tanto tiempo, no debo esperar más. Porque falta poco y el camino se hace cada vez más corto, es más complicado. Muchas cosas se van perdiendo, aunque quizás nunca esperaste que sea así. Y cuando las recuerdas te das cuenta que debiste haberles dado la importancia real.

Igual las enseñanzas quedan, igual es mucha experiencia, pero el tiempo queda corto para hacer todo de nuevo y en la forma correcta. Entonces, ¿qué debo hacer? ¿Podré corregir todo? ¿Qué me espera allá afuera? Ahora hay mucha verdad esperando a los corazones dispuestos a recibirlas. Son muchos, como la sal del mar, que solo buscan llevar una luz al que la esté buscando.

Entonces ¿por qué este sentimiento? ¿Éstas sensaciones? Debo encontrar el camino que me lleve a lo que estoy buscando sin duda, solo depende de mi, no hay excusa posible. Solo que extraño a veces esa falsa seguridad pasada, esa caparazón que me cegaba. Pero ya fue, no va más…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s