Hasta que sucedió.

Amanecer en el Caribe

Decía en mi post anterior que hay días que no dan ganas de levantarse, sin embargo, también tengo días que levantarse significa tener un súper día, como si lo sintieras. Con un amanecer soleado, un viento tibio, pajaritos cantando y un buen ánimo para pasar una gran jornada. Quizás no son la mayoría de mis días, pero van en aumento. Estoy seguro que pronto mis amaneceres serán tan bellos como lo eran mucho antes.

Pero, qué paso? Pues sencillo, ayer, mientras creía que mi día terminaría como empezó, pues, pasó, solo pasó… se arregló todo, todo volvió a salir bien; llegó la llamada que esperaba, la visita que esperaba, el cliente que esperaba, la cobranza que esperaba… no se, solo pasó. Padre y Madre escucharon mis oraciones y permitieron que mi día se arreglara al final. Esas cosas aumentan mi fe que quizás aun no está lo suficientemente sólida como me imaginaba.

Al final mi día se arregló, todo salió muy bien, gracias a Padre y Madre. Quizás esta sea una lección para no preocuparme más de lo debido, para seguir con calma, sin desesperar. Son cosas que cuestan, pero cada vez es más fácil. Igual, hay personas, las que menos esperas, que te dan su apoyo. Quizás se cumpla lo que dice Paulo Coehlo: Cuando deseas algo con el corazón, el universo entero conspira para que suceda.

Otra cosa que me hace sentir muy bien es que me he encontrado con varios amigos que no veía hace meses y todos me comentan lo bien que se me ve por haber bajado de peso. Estoy bien contento por eso y me anima a seguir bajando, aunque a veces haga lo contrario para seguir esa meta. Una vez al mes no hace daño creo, pero igual deseo que todo siga su camino, que se sigan dando las cosas. Creo que a esa nueva personita le va a gustar mucho, ella me dice cosas que me hace sentir cosquillas de nuevo. Es tan bonito. Pero vamos tranquilos, si bien es más de lo que esperaba, debo ir con calma. Que sea la voluntad del Padre y de la Madre.

Ya no volveré a dudar, ya no me pondré nervioso, ya no debo ponerme mal porque no busco la lástima de nadie. Y por eso hoy decidí hacer limpieza general, incluso enceré mi oficina que ahora ha quedado con un aroma riquísimo, con mis plantitas contentas (una palmera y una chiflera), un poco más ordenado. Y al final un rico baño con exfoliante jejejeje. Lo único malo ha sido oler ese jabón y ese champú que tanto me perturban aun, tanto que no puedo botarlos. Quisiera no escribir esas cosas, pero aun lo siento; obviarlo sería mentirme a mi mismo y no lo pienso hacer. Ahora me prepararé para ir a predicar, sé que con el Padre y la Madre a mi lado me olvidaré de esas cosas y me sentiré mejor nuevamente. Siempre es así…

La verdad

La VERDAD tiene una gran ventaja, nunca será superada por la mentira!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s